*****

¿A qué sabe la kombucha?

Por Equipo Víver el

Si aún no la has probado… ¡una experiencia diferente te espera!

¿Kombucha? ¡Qué nombre tan extraño! Si te has preguntado a qué sabe la kombucha, estás en el lugar correcto. La kombucha es más que un sabor interesante, es una experiencia completamente diferente a todo lo que has probado antes.

¿Te recuerda a algo que has tomado? ¿A sidra? ¿Huele a algo que conoces? Si un aspecto podemos anticipar, es que el primer trago provoca reacciones muy diferentes en cada persona, pero confirmamos lo que es común a todos los paladares después, “cuanta más kombucha tomas, más te gusta”.  

Su olor es característico

Cuando se abre una botella de kombucha, una de las primeras cosas que se notan es el olor. Dependiendo del sabor que se elija, puede que primero huela a frutas u otros olores que ya conocemos, pero también se puede notar un olor ligeramente avinagrado. Eso es totalmente normal. Ese olor avinagrado no es tan fuerte como una botella de vinagre, pero es similar.

¿Por qué huele a vinagre la kombucha? Hay que saber que la kombucha es un té fermentado elaborado de un modo muy tradicional. El olor avinagrado que sientes es un subproducto del proceso de fermentación. Curiosamente, cuanto más tiempo fermenta el té, más fuerte se vuelve el olor a vinagre. De hecho, si dejas la kombucha en un lugar cálido, como un coche, y luego la abres días o semanas después, tendrá un olor mucho más avinagrado que si la compras fría en una tienda o a través de internet y la abres.

Es “chisssspeante”

Cuando la pruebes y entre en contacto con tu lengua y paladar, notarás una suave efervescencia, un pequeño cosquilleo en la boca. Esa sensación burbujeante es otro subproducto de la fermentación. Es el dióxido de carbono que se libera de la levadura y las bacterias beneficiosas que se alimentan del azúcar. La carbonatación es un subproducto natural del proceso de fermentación.

Es un poco agria y ácida, pero poco

Ese toque de vinagre le da un poco de sabor a la kombucha, pero también lo hace la carbonatación natural. Lo que resulta es un acabado ligeramente ácido y agrio que despierta tus papilas gustativas haciéndote disfrutar de su sabor. Dependiendo del sabor de la kombucha que elijas, la experiencia puede ser muy diferente. En Víver tenemos tres riquísimos sabores, así que pruébalos todos y elige cuál prefieres.

Es único

Y eso es lo que más nos gusta, junto con todas las propiedades que nos aporta, de este maravilloso producto. Es difícil decidir cuál es la característica que más destaca. El sabor se equilibra a menudo con la dulzura de las frutas y la suavidad de otros productos. No es un sabor plano como un zumo, sino suavemente espumoso y lleno de vida, lo suficiente para hacerte saber que estás bebiendo algo completamente único.

¿Estás listo para tomar la mejor decisión del día?

Probar cosas nuevas es apasionante, a veces da miedo, otras crea expectación… Pero lo que sabemos es que probar Víver nunca defrauda. Todas nuestras kombuchas están llenas de sabor y beneficios para el organismo, hechas solamente con productos ecológicos y 100% natural. Nuestras kombuchas son orgánicas, 100% crudas (lo que significa que no están pasteurizadas, por lo que contienen bacterias naturales y beneficiosas), no están modificadas genéticamente, no tienen gluten y, por supuesto, no contienen probióticos artificiales.

¿Por qué sabor vas a empezar?

Original

Con cúrcuma y jengibre. Fue nuestra primera receta y fuente de inspiración. Te preguntarás cómo algo con tantos beneficios puede estar tan bueno.

Oceánica

Con Limón y Espirulina. Nos sumergimos hasta lo más profundo para conseguir nuestro sabor más refrescante.

Exótica

Con Fresas e Hibisco. Nuestro sabor más colorido para los paladares más exóticos.

Y ahora que ya no puedes esperar a probar este rico producto, ¿cómo saber qué kombucha elegir entre todas las variantes del mercado? ¡Lánzate a por la aventura y cuéntanos!

Comparte nuestro post con tus amigos: