Víver Kombucha frente a bebidas azucaradas
*****

Kombucha vs Bebidas Azucaradas

Por Equipo Víver el

Si eres de las personas que consumen bebidas azucaradas de forma habitual, es importante saber el daño que pueden llegar a hacer a tu organismo. Reducir o eliminar de forma definitiva ese consumo puede tener grandes beneficios para tu salud. En Víver Kombucha estamos a favor de tomar mejores decisiones sobre la bebida y escoger el buen camino de la vida saludable. De hecho, ese espíritu tuvo mucho que ver con la creación de nuestra empresa: queríamos crear una bebida saludable y darle un giro a los malos hábitos de consumo de bebidas en España para que las personas disfruten bebiendo bien, para vivir mejor. Tenemos la respuesta definitiva a por qué tomar kombucha frente a bebidas industriales azucaradas.

Vamos a arrojar algo de luz sobre la cantidad de azúcar que se debe consumir a diario, y luego ponerla en relación con la cantidad de azúcar que se encuentra en determinados productos alimenticios y bebidas. Si alguna vez te has preguntado “¿qué puedo beber que no tenga azúcar?”, puede que tengamos la respuesta para ti.

En primer lugar, ¿qué es exactamente el azúcar?

El azúcar es la forma más básica de los carbohidratos, y sus formas incluyen la glucosa, la fructosa y la galactosa. Son azúcares que se encuentran en muchos alimentos diferentes. La glucosa se encuentra en el arroz, las patatas y el pan donde está unida en largas cadenas conocidas como almidón (un carbohidrato). La fructosa es el azúcar de la fruta. La galactosa, en cambio, es el azúcar que se encuentra en la leche. Y luego encontramos el azúcar de mesa, conocido en el mundo científico como la sacarosa. Sea cual sea la forma de azúcar a la que se refiera, está claro que se encuentra en muchos de los alimentos de nuestra dieta. En muchas situaciones va acompañado de otros nutrientes realmente buenos: la leche contiene la galactosa y la lactosa que se combinan con algunas grasas saludables, proteínas, vitaminas del grupo B, calcio y vitamina D. 

Parece que cuando el azúcar, concretamente la glucosa y la fructosa, se elimina de los alimentos y se ofrece de forma aislada, pueden empezar a ocurrir cosas malas. En la “lista de cosas malas” se encuentran los azúcares que han encontrado su camino en las bebidas azucaradas que la gran parte de la sociedad consume de manera habitual.

En resumen, los azúcares que se encuentran en los lugares donde la naturaleza los ha previsto se encuentran generalmente junto a otros buenos nutrientes y pueden considerarse beneficiosos. ¿Azúcares fundidos en un líquido y presurizados en una lata? No tanto.

¿Hay algo bueno en el azúcar?

Antes de ver las cosas malas del azúcar, es importante saber que puede ser una fuerza para el bien. Es la fuente de energía predominante en nuestro cuerpo, y en realidad somos muy buenos almacenando azúcar en forma de glucosa (podemos almacenar entre 2.000 y 2.500 calorías de glucosa). La almacenamos en el cerebro, los músculos y el hígado, donde constituye un depósito de energía. Sin azúcar (glucosa) en nuestro cuerpo, seríamos bastante inútiles en la mayoría de las cosas que suelen hacer los seres humanos sanos, felices y con éxito.

Por otra parte, el azúcar también es importante para nuestro gusto, por no hablar de nuestra sensación de bienestar. Hay receptores en nuestra boca que relacionan el azúcar y los sabores dulces con el disfrute y la felicidad. Por eso, un trozo de pastel puede hacer que nos sintamos muy satisfechos con nosotros mismos. Fíjate en las palabras “un trozo”. No “dos trozos”, sino “un trozo”. Lo más importante es recordar que no necesitamos consumir azúcar en exceso. Llevamos demasiado tiempo llenando nuestro cuerpo con este producto, y esto tiene consecuencias para nuestra salud.

Entonces, ¿por qué el azúcar es malo para mí?

El consumo excesivo de azúcar en nuestra dieta se ha relacionado con el aumento de la obesidad, ya que estamos consumiendo más en los alimentos y bebidas fácilmente disponibles que llenan las estanterías a nuestro alrededor. Los productos ricos en azúcar no nos llenan, lo que significa que acabamos consumiendo más comida a lo largo del día.

Sin embargo, el consumo excesivo de calorías procedentes del azúcar es sólo una parte del problema. El exceso de azúcar en nuestra dieta, sobre todo si no nos movemos ni hacemos ejercicio, hace que nuestro cuerpo empeore a la hora de gestionar el azúcar. La hormona que almacena y elimina el azúcar de nuestro cuerpo (la insulina) empeora su trabajo (lo que puede conducir a la diabetes de tipo 2). 

Como hemos señalado antes, se ha demostrado que los efectos secundarios de los productos azucarados causan estragos especialmente cuando se consumen en forma de refrescos azucarados con gas. Un informe de Public Health England demostró que las bebidas azucaradas están estrechamente relacionadas con el aumento del riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2 y ganar peso. En pocas palabras, destaca que las bebidas con alto contenido en azúcar deben limitarse para preservar nuestra salud.

¿Por qué kombucha frente a refrescos azucarados? 5 Razones

  • Sustituyen los beneficios de las bebidas saludables
  • No sacian
  • Riesgo de desarrollar enfermedades metabólicas y cardiovasculares
  • Tienen un alto contenido en azúcares añadidos.
  • Contiene calorías vacías ya que no aportan valor nutritivo

Por qué elegir Víver Kombucha frente a bebidas azucaradas 

La kombucha es una alternativa segura a los refrescos, e incluso tiene muchos beneficios adicionales para la salud. Tiene un sabor delicioso y puedes disfrutarla cuando quieras. La kombucha también tiene probióticos que te ayudan a digerir esa deliciosa comida que estás masticando. Mantienen nuestro cuerpo bajo control y se aseguran de que absorbamos todos los nutrientes que necesitamos de los alimentos que comemos.

Víver Kombucha, una bebida natural, refrescante y ecológica, apuesta por la elaboración de manera tradicional que la hace más única. Pruébala y siente una explosión de sabores y experiencias. ¡Pásate a la vida saludable y comienza con Víver!

Categoría: Blog |