La kombucha y la lactancia materna

¿Puedo beber Kombucha durante la lactancia?

Por Equipo Víver el

Cada vez las mamás nos hacéis llegar más preguntas del estilo “¿puedo beber kombucha mientras doy el pecho a mi bebé?

La realidad es que… ¡no podemos responder a esto de manera correcta! La lactancia y el embarazo son experiencias muy personales que cada mujer vive de una forma diferente. Mientras una mamá puede elegir beber kombucha durante el embarazo y la lactancia de manera regular, es posible que otra se sienta más cómoda tomando los probióticos de diferente forma. Así que preguntar “¿es segura la kombucha durante la lactancia?” es una pregunta a la que no podemos contestar a la ligera.  

Víver Kombucha no toma una posición definida acerca de si se debe o no tomar kombucha mientras se da el pecho, pero sí que podemos aportar la información necesaria para ayudaros a tomar la decisión que os parezca más correcta para vuestro caso específico. 

¿Qué variables deberías considerar mientras tomas tu decisión?

Comida cruda / Sin pasteurizar

La mayoría de los alimentos comercializados están pasteurizados, y los que no lo están, pueden suponer un riesgo adicional para la seguridad alimentaria de poblaciones vulnerables como niños, ancianos, madres embarazadas o lactantes. Por eso es importante examinar los efectos de la lactancia materna de la kombucha junto con todo en su dieta.

Sin embargo, la kombucha es diferente.

A diferencia de la leche sin pasteurizar, el queso y muchos otros alimentos crudos y no pasteurizados, la kombucha es altamente ácida. La acidez de la bebida se considera una forma efectiva de prevenir el crecimiento de patógenos dañinos (listeria, salmonela, E.Coli, etc.), porque estos organismos no pueden vivir en el ambiente ácido. Por lo tanto, aunque la kombucha no está pasteurizada, no conlleva la misma cantidad de riesgo que algunos otros alimentos crudos. Incluso después de abrir una botella de kombucha y exponerla al aire, la acidez sigue siendo efectiva para prevenir el crecimiento de patógenos que pueden causar enfermedades transmitidas por los alimentos.

Rutinariamente probamos nuestra kombucha para asegurarnos de que el pH es bajo (muy ácido) para saber con certeza que el producto es seguro, mientras esté todavía vivo.

Alcohol

La kombucha fermentada naturalmente contiene una pequeña cantidad de alcohol, ya que el alcohol es un subproducto de la fermentación. Como la levadura de nuestro SCOBY (Cultivo Simbiótico de Bacterias y Levaduras) consume el azúcar de nuestro té dulce, produce alcohol y dióxido de carbono. Las bacterias del cultivo consumen el alcohol y producen ácidos saludables.

Sin embargo, la kombucha no es como la cerveza o el vino, ya que el proceso de fermentación no aumenta continuamente el contenido de alcohol. La levadura y las bacterias en la kombucha trabajan en simbiosis; mientras la levadura continúa produciendo etanol, las bacterias continúan convirtiendo ese etanol en ácido. Es un ciclo constante, y por lo tanto el contenido de alcohol en la kombucha es autolimitado.

Las mujeres que eligen evitar el alcohol por completo durante la lactancia pueden querer evitar la kombucha (y otros alimentos fermentados vivos) también. Sin embargo, muchas madres que amamantan con kombucha se sienten confiadas al beberla porque les gusta el sabor o encuentran que impacta positivamente en cómo se sienten.

Probióticos

A menudo se anima a las madres embarazadas y lactantes a incluir probióticos en su dieta, ya sea a través de alimentos o de un suplemento. La kombucha, si se siente cómodo con las consideraciones mencionadas anteriormente, puede ser una gran manera de obtener probióticos naturales de una fuente de alimentos. Muchas mamás descubren que el consumo regular de alimentos con probióticos (como el yogur, el kéfir, el miso, el kimchi y la kombucha) ayuda con los problemas digestivos que pueden surgir cuando el cuerpo experimenta cambios hormonales. Aunque no afirmamos que nuestra kombucha pueda tratar o prevenir cualquier problema digestivo, ¡nos gusta oír que nuestros consumidores se sienten bien cuando la beben!

Cafeína

Víver Kombucha comienza con una mezcla de té negro y verde. Aunque ambas variedades de té contienen cafeína, la mayor parte de la cafeína desaparece durante la fermentación. Por lo general, el contenido de cafeína tras la fermentación se reduce a un tercio. Esto hace que incluso las personas sensibles a la cafeína puedan beber kombucha sin problemas.

Beber kombucha mientras se está amamantando es una excelente opción de bebida baja en cafeína si se vigila el consumo total de cafeína.

Así que para resumir, ya sea que elijas o no beber kombucha mientras das de mamar, ¡Víver Kombucha te desea a ti y a tu pequeño lo mejor! 

Si aún no lo tienes claro, te invitamos a que leas otros beneficios y contraindicaciones de la kombucha.

Comparte nuestro post con tus amigos: