La cafeína en la kombucha

¿La kombucha tiene cafeína?

Por Equipo Víver el

Como hemos hablado otras veces, la kombucha está compuesta por 4 ingredientes básicos: té, agua, azúcar y scoby. Entonces, si la kombucha se hace a partir del té, ¿cuánta cafeína tiene la kombucha?

Cafeína en la kombucha

Buena pregunta. Durante el proceso de fermentación de la kombucha, nuestro amigo el scoby se alimenta principalmente de té y azúcar, para generar ácidos orgánicos y otros subproductos de la fermentación.

Como hemos hablado en muchas ocasiones, el azúcar es consumido casi en su totalidad durante el proceso de fermentación. ¿Qué pasa con la cafeína del té tras la misma?

Un vaso de Víver Kombucha tiene menos de 10mg de cafeína. ¿Esto es mucha o poca cafeína? Pues para ponerte en contexto, una taza de café tiene unos 95 mg de cafeína, mientras que una taza de té verde tiene unos 25 mg.

¿Por qué la kombucha tiene cafeína?

El contenido de cafeína en la kombucha dependerá del tipo de té que se use y el tiempo de fermentación. Por ejemplo, una kombucha hecha con té negro tendrá más cafeína que una kombucha que se hace con té verde o té blanco. A su vez, una kombucha poco fermentada puede tener más cafeína que una kombucha que ha sido fermentada durante mayor tiempo. Como regla general, podemos decir que el contenido de cafeína en la kombucha se reduce a una tercera parte durante el proceso de fermentación.

Cuando se combinan las levaduras, el azúcar, el oxígeno y el té, se produce una reacción química que reduce la cantidad de cafeína de forma natural. Otro efecto secundario del proceso de fermentación es que produce una maravillosa mezcla de cultivos vivos y activos a los que coloquialmente conocemos como probióticos.

El proceso de fermentación es una maravilla química. Es lo que hace que la kombucha sea tan única y le da la efervescencia natural y burbujeante que a tanta gente le encanta.

¿Es la kombucha un buen sustituto del café?

¿Te encanta la cafeína pero quieres frenar un poco tu consumo? No eres el único. Según el estudio de la International Coffee Organization, en España, más de 22 millones de personas (un 63% de españoles mayores de 15 años) toman como mínimo una taza de café al día. Entre semana la media sube a 3,6 cafés diarios. Y el fin de semana baja a 2,7. En total, los españoles consumimos una media de 300mg de cafeína al día.

Si estás tratando de dejar el hábito de la cafeína, la kombucha puede ser un buen lugar para comenzar. A muchas personas que intentan dejar la cafeína les resulta difícil dejarlo de golpe. El té y la kombucha pueden darnos los pasos necesarios para reducir nuestra dependencia a la cafeína de forma gradual.

Como la kombucha tiene tan poca cafeína, la mayoría de las personas, incluso aquellas sensibles a la cafeína, apenas notan el efecto de la cafeína, si es que lo notan. Incluso madres embarazadas o niños pequeños pueden disfrutar de la kombucha sin los efectos secundarios de la cafeína.

Otro dato aún más emocionante es que la cafeína presente en Kombucha se combina con un aminoácido natural que ralentiza su absorción en la sangre, la L-teanina. Este aminoácido es considerado un reductor de ansiedad, que actúa contra los efectos estimulantes de la cafeína, produciendo un efecto calmante 30-40 minutos después de la ingestión. Lo hace estimulando las ondas cerebrales alfa, que calma la mente de una manera similar a la meditación. Además, la L-teina aumenta la producción corporal de dopamina y serotonina, resultando en una mejora de la memoria y la capacidad de aprendizaje, además de la relajación.

Y por si esto fuera poco, hay kombuchas para todo tipo de paladares. ¿Has probado nuestros auténticos sabores?

Comparte nuestro post con tus amigos: