*****

¿Qué aportan a tu salud los alimentos probióticos?

Por Equipo Víver el

Actualmente es raro no haber escuchado hablar de los probióticos; sin duda, añadir este término a cualquier alimento le suma puntos a nivel nutricional. Pero, ¿sabemos realmente a qué se refiere esta palabra? ¿Conocemos qué nos pueden aportar los probióticos? Vamos a indagar en estas cuestiones, de modo que podamos escoger entre las distintas variedades que existen sabiendo lo que aportan a nuestra salud.

Qué son los probióticos

Podemos denominar como probiótico a todo aquel alimento o suplemento que contiene organismos vivos que, al ser ingeridos, se van a incorporar a la flora intestinal. Así, nuestra salud intestinal y, por tanto, nuestra digestión, se van a ver muy favorecidas, ya que mantener un número óptimo de bacterias en el intestino es fundamental para que las funciones digestivas se desarrollen correctamente.

Tras esta introducción es posible que pienses que no debería haber motivo alguno para que la flora intestinal no se genere de forma natural, es decir, sin tener que ingerir ningún alimento concreto, pero nada más lejos de la realidad: el estrés, los cambios hormonales, los excesos y el consumo de alimentos procesados y medicamentos son algunos de los causantes de que nuestra flora se encuentre desequilibrada. Es por este motivo por el que encontramos alimentos señalados como probióticos, precisamente para que sepamos que están especialmente pensados para ayudar a que nuestra flora siga equilibrada.

A su vez, al adentrarnos en este tema, nos puede surgir otra pregunta: ¿qué pasa si mi flora intestinal no contiene la cantidad de bacterias óptima para realizar sus funciones? Resumidamente diríamos lo más obvio, que nuestra salud intestinal se verá perjudicada. No obstante, vamos a entrar más en esta cuestión: es necesario que las bacterias que hay en nuestro intestino realicen sus funciones para que mantengamos a raya la obesidad, la diabetes, los problemas hepáticos y el estrés. Con todo ello lo que queremos decir es que ayudar a nuestra salud intestinal no solo es bueno para la digestión, sino para muchas otras funciones de nuestro cuerpo.

Alimentos con probióticos

Y ahora sí, ya que conocemos qué quiere decir que un alimento es probiótico, el siguiente paso es saber cuáles son las fuentes de estos organismos vivos. Existe una amplia variedad de alimentos que podemos incorporar a nuestra dieta, combinándolos con nuestros ingredientes favoritos para conseguir platos saludables y sabrosos: 

  • Chucrut: se trata de un tipo de col fermentada, ideal para tomar en frío, como acompañante para cualquier plato.
  • Kéfir: es un tipo de hongo que fermenta en leche o agua. Hemos profundizado sobre este alimento aquí (introducir hipervínculo).
  • Miso: es una pasta de soja, con un sabor intenso que nos ayudará a potenciar el gusto de nuestros platos.
  • Tempeh: considerado un sustituto de la carne para las personas vegetarianas y veganas, se trata de soja fermentada.
  • Encurtidos: parece que todo lo probiótico es exótico, pero en realidad cualquier encurtido es una fuente interesante de organismos vivos. Estos productos, no obstante, tienen un contrapunto, y es que si se elaboran únicamente con vinagre no tienen todas las propiedades de los probióticos; para ello deben haberse elaborado con salmuera.
  • Yogur: debemos tomarlo de leche entera y sin aditivos. Aun así tendremos que fijarnos en la calidad del yogur, puesto que para que tenga todas las propiedades probióticas debe ser lo más natural posible, llegando incluso a influir la alimentación de las vacas que se han ordeñado para elaborar el yogur.

Llegados a este punto ya tenemos una amplia idea de qué podemos ingerir para tener una salud intestinal óptima. Y todo ello sin tener que acudir a suplementos, solo introduciendo algunos alimentos en nuestro menú que, además, seguro que lo hacen más apetecible. Pero, ¿qué pasa con la bebida? ¿No hay nada que podamos tomar en cualquier momento del día y que contribuya con nuestra flora? Sí, la kombucha es un claro ejemplo de ello. 

Probióticos en la kombucha

Este té fermentado contiene una gran cantidad de microorganismos que lo convierte en un perfecto probiótico, y es que no solo destaca por la calidad de los organismos que contiene, sino también por la concentración de vitaminas del grupo B y enzimas que hay en él. Podríamos considerarlo como un té probiótico que nos aporta muchos beneficios.

Por otra parte, no olvidemos que mantener una flora intestinal equilibrada y, en general, cuidar nuestra salud, se basa, por un lado en lo que introducimos en nuestra dieta pero también en nuestro estilo de vida. Hacer deporte, ser activos, huir de los excesos y evitar los ultraprocesados es fundamental. Con ello lo que queremos decir es que de nada sirve tomar alguno de los alimentos que hemos destacado anteriormente si se mantienen unos hábitos nocivos. 

Para acabar, te aconsejamos que empieces a ser consciente de lo que comes, incluyendo alimentos que sumen tanto nutricionalmente como en palatabilidad; disfrutar de lo que comemos no tiene que estar reñido con la aportación nutricional y con nuestras actividades.

Recuerda que aunque no tengas tiempo ni para elaborar un plato sencillo, tomar kombucha no te requerirá más tiempo que el justo de abrir la botella. Si además practicas alguna actividad deportiva, encontrarás en esta bebida el perfecto acompañante para la hidratación pre y post actividad. Y, por supuesto, si eres una persona que disfruta de la cocina, ¡adelante! Ya puedes empezar a añadir alimentos probióticos a tu lista de la compra.

Comparte nuestro post con tus amigos: